main-image

Hablamos con el fotógrafo gaditano Gonzalo Höhr, autor de la exposición "Fenicios, S.XXI. La historia púrpura".

  • La muestra se puede visitar en el Museo de Historia y Arqueología de Vejer

Bajo el título “Fenicios. Siglo XXI”, el fotógrafo gaditano Gonzalo Höhr hace el recorrido que realizaron los fenicios para construir una civilización unida por el Mediterráneo con el objetivo de preguntarse qué queda hoy, en sus descendientes, de aquella historia que unió desde Líbano a Cádiz. La obra también tiene un trasfondo social, como es el drama de la inmigración.

Usando la fotografía como herramienta y la historia como mesa de trabajo, "este proyecto muestra los hábitos de vida los pueblos que nacimos y crecimos alrededor del mar Mediterráneo compartiendo una misma historia, un mismo origen", cuenta Gonzalo Höhr. ¡Una muestra que desde el Califa recomendamos visitar!


Gonzalo Höhr, autor de la exposición “Fenicios. Siglo XXI”. Foto: Román Ríos.

A pesar de las muchos episodios ocurridos desde incluso antes de nuestra era, son muchas las esencias que compartimos. El objetivo, dice el artista, es "fotografiar el presente para comprender el pasado y proyectar el futuro de los pueblos que viven a la orilla del Mediterráneo, cargados de una historia común".


©Gonzalo Höhr

Gonzalo Höhr visitó Líbano por primera vez en el año 2007. "Tenía en mi mente miles de imágenes que desde mi infancia habían bombardeado los medios de comunicación, producto de los conflictos y la agitada vida que sacudía el país desde hacía décadas. Me encontré con un país agotado de tanta barbarie y rebosante de vida, un país que se sostenía por la firmeza de una civilización que estaba ya allí antes que el propio paisaje. Entendí de forma abstracta el 'maremagnum' de civilizaciones que se habían disputado la hegemonía de uno de los fragmentos más ricos y bellos del Mar Mediterráneo".

Gonzalo se encontraba en los puertos "desde donde zarparon los fenicios para, mucho tiempo después, fundar la ciudad de Cádiz, mi ciudad. Conocía el punto de partida y el destino de una de las colonizaciones más importantes de nuestra historia. Ahora necesitaba visitar sus escalas y comprobar si aún era palpable esa historia común".


©Gonzalo Höhr

Otro de los objetivos del proyecto es poner en valor el patrimonio cultural, "dejar constancia de nuestras similitudes tiene un gran valor no solo gráfico y documental sino también social y cultural, pues pone de manifiesto que a comienzos del siglo XXI todos los pueblos mediterráneos constituían un todo heterogéneo". Del mismo modo la obra tiene un trasfondo social, como es el drama de la inmigración. "Mi objetivo también es mostrar nuestros parecidos y poner en evidencia que el mar que nos vio nacer se ha convertido en la actualidad en una de las fronteras más crueles del mundo. Procedemos de la misma cultura".

 La cuenca del Mediterráneo, dice, está viviendo momentos difíciles. Líbano y Siria, Egipto, Libia, Túnez, España, Italia, Grecia, Chipre… "hoy más que nunca es necesario echar mano de nuestro legado histórico como nexo de unión. Buscar pistas en el Mediterráneo moderno que nos muestren nuestra historia compartida".

La historia púrpura

Conocidos por los griegos como “hombres de la púrpura”, hace más de cinco mil años los fenicios pusieron la primera piedra de la que es hoy nuestra civilización conectando puertos de ciudades que nunca más serían extrañas. En una mano el dominio del mar y en la otra el alfabeto, convirtieron el mar Mediterráneo en una civilización con un carácter común. "Este trabajo pretende detenerse en aquellos escenarios y mirar a los ojos de los descendientes naturales de aquellos hombres y mujeres. Preguntarse qué queda de aquel espíritu extraordinario más allá de siglos de guerras, lenguas, culturas y religiones diversas".


©Gonzalo Höhr
 

Escalas del proyecto

El punto de partida de este proyecto comienza en la costa libanesa, lugar de donde partieron los fenicios para circunnavegar el Mediterráneo. "Tomando como referencia las ciudades-estado fenicias actuales Tiro, Sidón y Biblos, me dejaba llevar por la vida en torno al mar y los espacios que en su día albergaron los asentamientos más antiguos de población. En ocasiones la sensación era de que todo seguía, que nada había cambiado".

Desde Líbano, los fenicios emprendieron numerosas campañas marítimas en su mayoría costeadas por los faraones egipcios. Como marineros y comerciantes expertos, fueron los encargados de encontrar rutas seguras de navegación para hacer contactos con numerosas culturas cada vez más hacia el oeste. Las más seguras consistían en bordear la costa norte, estableciendo lazos con los pueblos que habitaban Chipre, Grecia y sus islas, Italia, Sicilia, Cerdeña, las islas Baleares o España.

Por las corrientes del mar Mediterráneo, la orilla sur era la idónea para circunnavegar en dirección de retorno hacia el Este. De todas las localidades de la orilla africana, la ciudad más importante que fundaron fue Cartago, cercana a la actual capital de Túnez. Fue uno de los enclaves más poderosos de la zona y donde se han encontrado algunos de los restos más importantes. Allí aún se conserva una frenética vitalidad en los zocos y los puertos, dejando muestra del poderío comercial y pesquero del lugar históricamente.

Cádiz

Según el fotógrafo, una de las escalas más importantes de los fenicios en la Península Ibérica era sin duda Cádiz. Conocida hoy día como una de las ciudades más antiguas de occidente, fueron los fenicios los que promovieron la creación de fuertes asentamientos en la costa que permitían una comunicación fluida a uno y a otro lado del Mediterráneo.

 
Foto de portada ©Gonzalo Höhr
Etiquetas:
Categoría: