main-image

Design

  • Diseño lujoso y discreto

La apertura de Plaza 18 se produce después de un largo periodo de restauración llevado a cabo por la afamada arquitecta de interiores y diseñadora Nicky Dobree.

Para los interiores Nicky se inspiró en el mismo edificio en el que se ubica el hotel que data de 1896 y se erige sobre los cimientos de una antigua casa árabe del s.XIII. “Hemos traído una nueva vida de vuelta a esta Gran Señora respetando su historia y abrazando un nuevo capítulo para el viajero moderno”, afirma Dobree. El objetivo es preservar el espíritu del edificio con trabajo artesano y materiales exclusivamente orgánicos como morteros tradicionales a base de cal, suelos de madera, piedra natural y mármol. Los azulejos blancos y negros originales fueron levantados y recolocados en los suelos reformados. La Montera (gran tragaluz sobre el patio) fue desmantelada cuidadosamente y reparada recuperando su antiguo esplendor. Y la piedra de la escalera y la balaustrada fue restaurada meticulosamente.

Nicky Dobree es sinónimo en toda Europa de interiores hechos a medida y este, su primer hotel boutique, no es una excepción. El amor por los detalles se une a una de las características básicas del hotel, es decir, el confort y la elegancia por encima de todo. Su interior proporciona un ambiente muy cálido y acogedor, experiencia que se completa con el deleite visual que el huésped experimentará a cada paso. Cada una de las seis habitaciones que conforman el hotel tiene una historia que contar y han sido decoradas con piezas de todo el mundo. Elegancia sin tiempo y vibraciones de estar en un segundo hogar es lo que transmite esta obra de Dobree. Se irá de Plaza 18 con la sensación de haber estado en ese segundo hogar secreto que siempre había deseado.